La diabetes tipo 2 y el balón gástrico

Tiempo de leer: 5 Minutos
Diabetes de tipo 2

La diabetes es una enfermedad estrechamente estrechamente relacionada con la obesidad y se da cuando el organismo tiene problemas con la acción o producción de insulina, lo que aumenta la concentración de glucosa en sangre. Hay dos tipos de diabetes: tipo 1 y tipo 2.

La diabetes tipo 1 aparece cuando el organismo empieza a destruir células beta del páncreas, que son las encargadas de segregar la insulina y regular los niveles de glucosa en la sangre. Este tipo de diabetes afecta sobre todo a niños y adultos jóvenes, aunque puede darse a cualquier edad.

Por otra parte, la diabetes tipo 2 suele comenzar con un problema denominado «resistencia a la insulina», que consiste en que el organismo no utiliza correctamente la insulina. Como la necesidad de insulina para regular el nivel de glucosa en la sangre aumenta, el páncreas comienza a tener un papel cada vez menor en la producción de insulina, hasta que esta producción falla por completo.

Nos centraremos en la diabetes tipo 2, ya que el 90-95 % de los pacientes diabéticos son diagnosticados con diabetes tipo 2. De hecho, más de 34 millones de estadounidenses padecen diabetes, lo que supone más del 10 % de su población. Según la Organización Mundial de la Salud, hay alrededor de 422 millones de personas que sufren diabetes en todo el mundo.

Pero qué tiene que ver esto con mi balón gástrico? Veámoslo.

La obesidad y el riesgo de padecer diabetes

Lose Weight With Diabetes

Antes de nada, debemos comentar algunos factores que pueden aumentar el riesgo de padecer diabetes tipo 2. Como muchas otras cosas, la genética juega un papel crucial a la hora de determinar el riesgo de padecer esta enfermedad. Una persona que tiene un familiar de primer grado que haya sido diagnosticado con diabetes tiene bastantes más posibilidades de padecerla también, entre 5 y 10 veces más.

Otro factor interesante es la correlación que existe entre la diabetes y un bajo peso al nacer. Hay estudios que han demostrado que un bajo peso al nacer puede provocar que haya más posibilidades de padecer resistencia a la insulina e intolerancia a la glucosa, lo que derivaría en diabetes tipo 2. Sin embargo, hay datos más recientes que traen buenas noticias para las personas que tuvieron un bajo peso al nacer, ya que muestran que los cambios en el estilo de vida, como la dieta y el ejercicio, pueden reducir el riesgo de padecer diabetes.

He aquí el giro inesperado: la diabetes está íntimamente relacionada con la obesidad, ya que el riesgo de padecer diabetes es mayor a medida que aumenta el peso corporal. De hecho, las personas que sufren obesidad tienen entre 7 y 10 veces más probabilidades de contraer diabetes. Asimismo, las personas con un índice de masa corporal de 35 o superior tienen 20 veces más posibilidades de padecer esta enfermedad.

Entonces, ¿qué se puede hacer para reducir el riesgo de sufrir diabetes?

Dieta, ejercicio y una solución de pérdida de peso:

Lose Weight With Exercise

Resulta complicado determinar cuál es la causa de la resistencia a la insulina, no obstante, existe muchísima información que indica que la obesidad y la ausencia de actividad física solamente empeoran este problema. El hecho de que la obesidad esté ligada a la resistencia a la insulina y a la diabetes tipo 2 demuestra que perder peso puede ayudar a controlar la enfermedad.

Sin embargo, el peso de una persona no es el único factor que determina sus posibles niveles de resistencia a la insulina. El lugar en el se sitúe el exceso de peso es una información clave. Aquellas personas cuyo exceso de peso corporal se encuentra en la zona del abdomen y el estómago tienen más posibilidades de presentar resistencia a la insulina.

Si desea obtener más información sobre cómo perder grasa abdominal >>> (enlace de Mailchimp para el boletín informativo sobre la grasa abdominal)

¿Qué se puede hacer para mejorar la acción de la insulina y reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2? Los expertos han determinado que una reducción del exceso de peso corporal de entre un 5 %y un 10 % puede mejorar la acción de la insulina. No obstante, si quiere tratar por completo su diabetes, puede conseguirlo mediante un programa de dieta, ejercicio y modificaciones de conducta.

En lo relativo a la dieta, si está tratando de perder peso de manera estricta debería centrar su atención principalmente en su ingesta de calorías. Al reducir su ingesta de calorías para conseguir un déficit calórico de entre 500 y 1000 calorías diarias, puede llegar a perder entre medio kilo y un kilo por semana. Si limita el consumo de hidratos de carbono también puede conseguir buenos resultados, ya que estos aumentan el nivel de azúcar en sangre en mayor medida que otros alimentos.
Otra manera de reducir el riesgo de sufrir diabetes e incluso ayudar a reducir las tasas de mortalidad entre los pacientes diagnosticados es aumentar la actividad física. El objetivo principal debe ser practicar unos 30-45 minutos de actividad 5 veces por semana. No tiene que realizar estos periodos de actividad de una sentada, sino que puede dividir los momentos en los que realiza actividad física a lo largo del día. Lo ideal es caminar entre 8000 y 10 000 pasos diarios, aunque cualquier incremento en su nivel de actividad, en comparación con sus hábitos previos, le ayudará a equilibrar su pérdida de peso.

Además de la dieta y el ejercicio, una cirugía de pérdida de peso puede ser un procedimiento para tener en cuenta en el caso de pacientes que tratan de reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2 o en el de los que ya han sido diagnosticados. Según Obesity Action, debería contemplarse la cirugía bariátrica en el caso de las personas cuyo IMC supere el 40 o se encuentre entre 35 y 40 y tengan problemas médicos preexistentes. Los estudios han demostrado que la cirugía bariátrica puede curar la diabetes gracias a los beneficios de pérdida de peso junto con los cambios hormonales resultantes de la cirugía. Otros métodos para perder peso no han funcionado, pero la cirugía bariátrica suele ser la mejor opción para que los pacientes consigan sus objetivos de pérdida de peso.

 

El balón de pérdida de peso ajustable Spatz3

Balón gástrico ajustable Spatz

Si está barajando la posibilidad de someterse a una cirugía para perder peso, el balón gástrico ajustable Spatz3 es la opción adecuada para usted. Aunque esté catalogado como una cirugía, el Spatz3 es un procedimiento no quirúrgico que se lleva a cabo en una clínica ambulatoria. El paciente será sometido a una sedación consciente y se le implantará el balón por vía endoscópica, es decir, sin incisiones y sin necesidad de hospitalización. En una hora estará de vuelta en su casa.

El balón gástrico ajustable Spatz3 cuenta con los mejores resultados de pérdida de peso y con las tasas más altas de éxito total en el mercado. Es el ÚNICO balón gástrico ajustable y podemos presumir de tener una tasa de éxito del 85 % y una pérdida de peso del 53,6 %. Además de estos increíbles datos relacionados con la pérdida de peso, el Spatz3 le ayudará a adquirir hábitos alimentarios saludables para mantener un aspecto increíble incluso después de retirarle el balón. Más de 70 000 pacientes bariátricos han confiado en Spatz3 como ayuda para alcanzar sus objetivos de pérdida de peso y para reducir el riesgo de padecer problemas médicos graves. ¿Será usted el siguiente?

Más información
sobre el Spatz3

Funcionamiento del Balón gástrico de Spatz

RECIBE GRATIS TU
GUÍA DE 4 PASOS

Con nuestra guía de 4 pasos, nos aseguraremos de que tenga todo lo que necesita para elegir el Balón Gástrico CORRECTO